Requisitos lingüísticos de la patente unitaria: Un análisis en profundidad

Después de décadas de esfuerzos infructuosos, la patente europea con efecto unitario (también conocida como patente unitaria) sigue sin convertirse en una realidad, al menos de momento.  Los sucesos acaecidos en el Reino Unido y Alemania durante el pasado año han amenazado con postergar el inicio de la patente unitaria durante más tiempo.

Las dificultades legales presentadas por Italia y España han sido superadas, e Italia se unió a la causa a principios de este año.  Eso deja a España y Croacia como únicos no participantes, junto con Polonia, que se unió inicialmente, pero que ha indicado que no ratificará el acuerdo sobre el Tribunal Unificado de Patentes, retirando de forma efectiva su participación.

Cuando Matt Sekac, director sénior de Welocalize y Park IP, el proveedor de servicios lingüísticos legales de Welocalize, escribió por primera vez sobre este tema en 2016, todavía quedaban detalles por trabajar y las ratificaciones finales aún estaban pendientes, pero los indicios apuntaban a que la patente unitaria podría iniciar su andadura en 2017.  Ahora, el año 2017 casi ha terminado e incluso el lanzamiento de la patente unitaria para 2018 sigue siendo incierto.  En esta publicación del blog, Matt analiza en profundidad los requisitos lingüísticos de la patente unitaria y su impacto en las empresas del sector de las ciencias de la salud.

Requisitos lingüísticos: un análisis en profundidad

La protección de patentes supone un interés comercial fundamental para las empresas de ciencias de la salud impulsadas por la investigación y el desarrollo, por lo que no es ningún misterio que estas organizaciones tiendan a buscar el alcance más amplio de la cobertura de patentes. Las solicitudes de patentes de ciencias de la salud tienden a contener el mayor volumen de texto para su traducción.  Por tanto, los requisitos lingüísticos de la patente unitaria merecen un análisis más detallado.

La cuestión del idioma era un obstáculo importante para la patente unitaria y un argumento central delas objeciones que lanzaba España, que fueron rechazadas por Tribunal de Justicia de la UE.  España argumentó que «el reglamento impugnado establece un acuerdo respecto al idioma que perjudica a las personas cuyo idioma no es uno de los idiomas oficiales de la OEP», porque pueden estar sujetos a sanciones y daños por infringir patentes que no están disponibles el idioma oficial de su país.

La página web de la OEP reconoce implícitamente esta preocupación: «el requisito actual respecto a las traducciones […] será cosa del pasado. Pero los inventores aún podrán disponer de textos de patentes en sus propios idiomas» utilizando la herramienta de traducción automática de la OEP, Patent Translate.La importancia de esta tecnología se refleja en el texto de las regulaciones de la patente unitaria (énfasis añadido):

Para fomentar la disponibilidad de la información sobre patentes y la difusión de los conocimientos tecnológicos, las traducciones automáticas […] a todos los idiomas oficiales de la Unión deberían estar disponibles lo antes posible […]. Las traducciones automáticas son una característica fundamental de la política de la Unión Europea.Dichas traducciones automáticas solo deben servir a título informativo y no deben tener ningún efecto legal.

Existe una tensión evidente entre estas dos últimas oraciones. Las traducciones automáticas de alta calidad son fundamentales para garantizar que los agentes económicos dispongan de medios razonables para acceder a los textos que confieren derechos en la comunidad y comprenderlos. Al mismo tiempo, las traducciones automáticas no deberían contar con ningún efecto legal, seguramente porque no se puede confiar en que transmitan de manera completa y precisa el contenido íntegro y matizado de las patentes.Efectivamente, las traducciones automáticas generadas por el motor Patent Translate de la OEP contienen esta exención de responsabilidad:

Esta traducción se ha generado de forma automática. No se puede garantizar que sea inteligible, precisa, completa, fiable o apta para fines específicos.Las decisiones críticas, como las decisiones comerciales o financieras, no deben basarse en el resultado de una traducción automática.

Por lo tanto, los operadores económicos cuyo idioma no sea uno de los idiomas oficiales de la OEP seguirán contando con acceso a la información de las patentes y al conocimiento técnico, pero esta información no será necesariamente «inteligible, precisa, completa, fiable o apta para decisiones críticas».Desde este punto de vista, las objeciones de España parecen bastante comprensibles.

La otra cara del argumento es que estas preocupaciones parecen mucho más problemáticas en teoría de lo que realmente lo son en la práctica. Tal y como apuntó el Tribunal, «las patentes generalmente son gestionadas por abogados de patentes, que están familiarizados con otros idiomas de la Unión Europea».La mayoría de las organizaciones e individuos que tienen relación con el sistema de patentes tienen conocimientos funcionales de inglés, francés o alemán.Además, solo una pequeña proporción de las solicitudes de patente europeas se traduce actualmente a otro idioma distinto de los tres oficiales.Además, siendo justos, la traducción automática no se presenta como una panacea; el objetivo es permitir que todo el mundo tenga una idea de las patentes que podrían ser relevantes para sus actividades y que merecen una mayor investigación.

La opinión predominante es que las preocupaciones de España no pesan más que los beneficios legítimos que ofrece la patente unitaria, pero no se han ignorado por completo.«Con el fin de proteger a los operadores económicos que no disponen de un medio para comprender […] uno de los idiomas oficiales de la OEP», el Consejo incluyó disposiciones para garantizar que «dichos operadores, cuando se sospeche que hayan cometido una infracción», puedan obtener «una traducción completa» de la patente, y:

En el caso de una disputa relacionada con una reclamación por daños y perjuicios, el tribunal […] debe tomar en consideración el hecho de que, antes de que se le haya proporcionado una traducción en su propio idioma, el presunto infractor puede haber actuado de buena fe y puede no haber sabido o no dispuesto de medios razonables para saber que estaba infringiendo la patente.

Esto sugiere la posibilidad de que las traducciones automáticas de la OEP lleguen a ser de vital importancia después de todo.Si la falta de medios para comprender textos de patentes en inglés, francés o alemán es una defensa viable contra demandas por infracción, y no se puede demostrar que un presunto infractor dispusiera de tales medios, entonces la única base para conocer el contenido de una patente sería la traducción automática de la OEP.  Y si esa traducción automática contiene errores vinculantes para las supuestas actividades infractoras, entonces las compensaciones por daños podrían quedar excluidas.Los criterios para determinar la «buena fe» o las consecuencias exactas de tal determinación no quedan claros.

Este escenario seguramente será poco habitual, pero podría merecer la pena considerarlo, ya que la protección de patentes es de gran importancia.Como proveedor de traducciones, obviamente tenemos un interés especial en este aspecto relativo a la patente unitaria, pero estos detalles más concretos pueden ofrecer una visión más amplia de las consecuencias de una nueva e importante iniciativa, y la incertidumbre que esas consecuencias podrían generar.

Lea más sobre el impacto de la patente unitaria para las empresas del sector de las ciencias de la salud en el número de octubre de nuestro Global Communicator.

Para saber más acerca de nuestras dos décadas de experiencia en servicios lingüísticos en el sector de las ciencias de la salud y el sector legal en Europa.