El arte y la ciencia de la traducción de contenidos regulados

Con tal de cumplir las leyes y garantizar que los pacientes reciban el tratamiento adecuado para sus dolencias, las organizaciones farmacéuticas, biotecnológicas y sanitarias deben manejar un gran volumen de contenidos. Toda la información que publican debe ser correcta, estar actualizada, y ser uniforme en sus publicaciones, envases, páginas web y materiales de marketing. Todo ello ya es difícil de gestionar en un solo idioma, pero se complica significativamente cuando las compañías añaden otro paso: la traducción a otros idiomas. Por cada contenido que publican en inglés, ahora tienen que garantizar la corrección, actualización y uniformidad de la información publicada en alemán, francés, japonés, ruso, tailandés y quizá decenas de idiomas más.

Desde Welocalize Life Sciences le ofrecemos algunos consejos para gestionar el arte y la ciencia de la traducción de contenidos regulados.

  • Desarrollar una estrategia de gestión global clara. Es importante preparar a la empresa y sus productos para que puedan competir en distintos entornos internacionales, alineando los objetivos empresariales con las características comunicativas, culturales y lingüísticas. Se aconseja nombrar un director de localización cualificado que supervise las tareas de localización.
  • Buscar colaboradores que puedan ser de ayuda. Crear y mantener procesos para colaborar con proveedores de localización y servicios lingüísticos, y gestionarlos, puede resultar útil. También lo es identificar a colaboradores especializados y plataformas tecnológicas que puedan contribuir a la traducción y localización eficaz de documentos, y colaborar con proveedores del sector que, como Welocalize Life Sciences, estén especializados en sectores regulados y trabajen únicamente con expertos en la temática a traducir.
  • Tener en cuenta el idioma y la cultura. El contenido regulado puede contener una serie de términos médicos complicados que no necesariamente tendrán un equivalente directo en la lengua de destino. Además, los valores culturales de los pacientes, tanto dentro como fuera del mercado nacional, pueden diferir de los del investigador. La traducción de documentos clínicos debería realizarse teniendo en cuenta la cultura específica del destinatario. En muchas culturas es importante que los investigadores y los profesionales sanitarios hablen del ensayo con la familia del participante, e incluso que obtengan su permiso. En algunos casos es posible que la organización deba obtener el permiso de la comunidad local antes de solicitar el consentimiento de las personas que quieran incluir en un ensayo clínico.
  • Formalizar los procesos. Es importante documentar bien todos los procesos relacionados con la localización, y utilizarlos para desarrollar un sistema de localización eficiente y eficaz. La centralización de los procesos de traducción y adaptación cultural a menudo aporta uniformidad, corrección y cumplimiento de los requisitos legales en los mercados globales. De este modo, se logra un ahorro significativo de tiempo y de costes.
  • Conseguir que la tecnología juegue a nuestro favor. Si se gestiona contenido en diversas plataformas y con distintos proveedores de traducción, la centralización de los sistemas de gestión de contenidos (CMS, por sus siglas en inglés) y las herramientas que emplean memorias de traducción (MT) hará que los procesos sean más eficientes. La colaboración con un proveedor de servicios lingüísticos con la capacidad de trabajar en varias plataformas tecnológicas y de orientarnos acerca de la optimización de la localización mediante el uso de la tecnología es un aspecto fundamental en una estrategia de globalización.
  • Realizar comprobaciones de fluidez. En la traducción de materiales médicos y clínicos no solo importa la precisión, sino que se requiere la fluidez global del contenido para garantizar que los materiales estén adaptados a la cultura del público destinatario. Welocalize Life Sciences lleva a cabo una «comprobación de la fluidez» después de la corrección y la revisión para garantizar que el contenido de cumplimiento normativo fluye y es preciso y adecuado para la cultura de destino. De este modo se garantiza la coherencia terminológica a la vez que se suprimen los errores.

Tener en cuenta las diferencias culturales, trabajar con expertos del sector y hacer que las soluciones tecnológicas jueguen a nuestro favor son factores esenciales del proceso de traducción. Póngase en contacto con Welocalize Life Sciences para descubrir cómo podemos ayudar a su organización global a garantizar que los materiales de cumplimiento normativo y otras comunicaciones reguladas que publique sean correctas y capaces de dirigirse directamente a sus destinatarios locales.